ª2ª parte - PESCA EN KAYAK EN VILLA GESELL A MAR ABIERTO- CONSEJOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ª2ª parte - PESCA EN KAYAK EN VILLA GESELL A MAR ABIERTO- CONSEJOS

Mensaje  querespescar_admin el Miér Abr 13, 2011 1:47 pm


Cómo preparar los accesorios para pescar en kayak




1) Llevar atada a la proa un ancla paragüa de 2 kilos y medio, con 2 metros de cadena gruesa cromada y 20 metros de soga de nylon (se aconseja de 3 a 5 veces
la profundidad en que pescamos) que va sobre la cubierta en la proa, sujeta con fuerza
por una red de tensores gruesos (araña) o doble tensor chato que funciona como
un poderoso cinturón. La soga del ancla tiene que ser puesta en círculos iguales (en forma de lazo con brazadas largas) comenzando abajo con la soga atada a la proa, y arriba queda la cadena y el ancla cerrada, haciendo peso sobre el rollo. Este paquete
nos hace un buen contrapeso sobre la proa. La red de tensores va pasado por los
dos primeros imbornales para que no se caiga el ancla, la cadena y la soga en caso
de vuelco.
Al llegar al lugar elegido, el paquete completo de fondeo, se saca siempre de los tensores que lo sujetan, hacia la proa, nunca hacia la popa, para que el kayak no
quede dando el costado a las olas y al viento.
En la soga que va atada al ancla, a los 5 metros (con ancla y cadena incluida), le
puse un empatillado hecho con un nudo corredizo de soguita de nylon color naranja,
y otro rojo a los 7 metros, para poder calcular rápidamente cuando bajo el ancla,
cuál es la profundidad de ese lugar (recordemos que en nuestras playas de arena y
suave declive a los 500 metros tenemos generalmente 5 metros de profundidad)
También es necesario agregar un tensor grueso entre la proa y el cabo que viene
del ancla, como amortiguador, para que cuando estemos mar adentro, las grandes ondas o cambios de dirección de las olas, no nos peguen tirones bruscos que nos
hagan perder el equilibrio y puedan volcarnos. Esos tirones pueden hacer perder la estabilidad sobre todo si el fondeo está tomado sobre uno de los laterales o la popa.
Si el cabo del ancla está tomado a la proa, no hay tanto riesgo de perder la estabilidad, pero lo mismo se sentirán los sacudones.
Se puede agregar un “llamador” que es otra soga elástica, atada a metro y medio
del cabo que va al ancla y está atado al alcance de nuestra mano, para tirar de este llamador, cuando queremos comenzar a levantar el ancla. Esto nos puede parecer innecesario, hasta que tengamos que inclinarnos hacia la proa y estirar el brazo hasta llegar al comienzo del cabo, un día de viento fuerte y olas con rápidas subidas y
bajadas, donde cualquier pérdida de equilibrio nos produce un vuelco mar adentro.
Con tantas sogas, pitas y soguitas, me dicen que voy a terminar hecho un matambre, pero les vuelvo a repetir que soy un tranquilo pescador en kayak, que tengo por costumbre subir y bajar del kayak, atrás de la segunda rompiente, y no hago surf
en las rompientes con todo el equipo y la carga.
Como la mayoría, tengo boyas pasantes amarilla y naranja de trasmallo donde comienzo a levantar el cabo del ancla. Si bien en el mar de fondo de arena, aún no
le encontré la utilidad que suele tener, en las emergencias que se dan en el río o en
fondos de piedra. Durante mucho tiempo no las use y no pasó nada, pero como
ocupan poco lugar, las puse para prevenir cualquier urgencia y poder soltarme de manera inmediata del cabo del ancla sin perderlo, pues las boyas mantienen a flote
y visible la soga que va al ancla.
Les doy el orden en que arme el aparejo completo de fondeo por si alguno le sirve.
Ancla, cadena, cabo del largo según la profundidad en que pescamos, nudo simple, boyas pasantes de colores bien visibles, atado a eslabón grande de cadena de plástico, enganchado a mosquetón de acero inoxidable con destorcedor, atado a soga elástica gruesa que sirve de amortiguador de olas, y también va atado a ese destorcedor el “llamador” del que ya hablamos. Al mosquetón lo engancho a un eslabón grande
de plástico bien visible, para hacer el desenganche fácilmente con una sola mano. Finalmente, la soga elástica gruesa va atada a la proa.

2) El uso de salvavidas es indispensable y obligatorio. No navegue en kayak sin
salvavidas. Lo más importante del salvavidas es que soporte más que nuestro peso,
y no sea incómodo para remar, pescar y nadar. Que cuando cerremos las presillas
los cintos no nos aprieten las costillas impidiéndonos respirar con libertad en la remada. Que si aflojamos las presillas, cuando flotamos en aguas profundas no se
nos suba hasta la cabeza. Este salvavidas conviene que sea de colores bien visibles
en el mar, con bolsillo delantero cerrado con velcro, o cierre de plástico reforzado,
en el que va adentro, atada con soguita extensible una tijera Rapala, que sirve para cortar rápidamente el multifilamento, y también la garganta de los peces que se tragan
el anzuelo. La tijera debe ser de acero inoxidable, fuerte y sin punta. Durante un
tiempo me resistí a llevar un cuchillo afilado de punta hasta que pesque grandes melgachos y cazones que no entraban en la pequeña cubierta del K1. Ahora siempre tengo el cuchillo en el tambucho bien enfundado y dentro de una bolsa Ziploc, sólo
para trozar los grandes peces que quiero llevar. Últimamente estoy usando (atada
con una soguita elástica y enfundada) una tijera Mundial Punto Rojo brasilera
que es desarmable, y que se puede usar también como cuchillo, pinza, descamador
y destornillador. En el bolsillo delantero del salvavidas también llevamos un silbato náutico con brújula atado con otra soguita.

3) El tambucho es necesario para guardar lo pescado, pero cuidemos de no
recargarlo porque el kayak pierde estabilidad y queda con la popa más hundida y
la proa levantada, lo cual es de riesgo en un mar agitado. Para llevar mucho peso
es necesario suplementarlo con estabilizadores (que describimos más adelante).
Al volver con el kayak, el tambucho tiene que estar reasegurado por varios tensores
y mosquetones, para que no se suelte ni se abra con el peso de los pescados, en caso
de darse vuelta.
Mientras estoy pescando dejo siempre la tapa del tambucho abierta para guardar
los peces sin lastimarme la mano al levantar la tapa con el pez vivo sacudiéndose.
Y también para embocar allí, los peces de boca frágil y saltarines como las brótolas, pescadillas, peces palo y grandes pejerreyes. Recién cuando están adentro, les
quiebro la cabeza hacia atrás y les saco el anzuelo.

4) Dos líneas “corredizas”, hechas con nylon 0.65 cada una con dos brazoladas
de 30 centímetros que terminan en ojal (para poder cambiar brazoladas con diferentes
tamaños de anzuelos) y con plomadas cucharita de 80 gramos, y no más de 100.
Pues si los peces no encuentran resistencia de plomada pesada, toman la carnada
más confiados y no la escupen al sentir su peso.
Los mejores anzuelos que probé para este tipo de pesca son los japoneses:
OWNER 3/0 SSW modelo nº 5170-131 o 5115-131. Son muy resistentes a la corrosión, morrudos, de puntas trifacetadas y muy afiladas, que no requieren volver a afilarlas. Las dos líneas en uso las envuelvo en un mismo tergopol y adentro del bolsillo del salvavidas; y llevo otras 2 líneas enrolladas de repuesto dentro de la bolsa seca
junto con el Nextel, para no tener que estar lavándolas cada salida. También en una bolsita Ziploc llevo un pequeño tergopol con cuatro brazoladas que terminan en nudo ojal (para cambiarlas fácilmente). 2 son anzuelos nº 3 y 2 de pejerrey que sirven de
repuesto por si nos cortan alguna brazolada, o la tenemos que cortar nosotros, para evitar ser heridos por los peces.
Cada vez que salimos del agua salada, tenemos que lavar todo con agua dulce: kayak,
tambucho, carrito, mosquetones, remo, enseres de fondeo, cañas, reeles, líneas, traje
y botas de neoprene, salvavidas, tijera, sombrero y bolsa seca. Una vez que se secan
los anzuelos y reeles, los pintamos con WD-40.
5) Generalmente, uso dos cañas enterizas de 1.80 metros, pues las de 2.10 hacen demasiada palanca al pelear con los grandes y son mas incomodas por el poco espacio en que nos movemos. Prefiero que la punta de la caña sea semi rígida para poder controlar mejor a los peces de mayor tamaño, cuando hacen corridas y se van debajo
del kayak o hacia el cabo del ancla. Es importante que los pasahilos no sean grandes para que no molesten al remar, sobre todo a la pala derecha (que es la que da dirección .

6) Las cañas se pueden agarrar del costado del kayak contrario al que usamos para
subirnos, con dos sogas elásticas que terminen en ganchos de plástico, que engancho
hacia arriba, para que sea mas fácil para sacar las cañas desde arriba. También se
puede agarrar el remo con otros tensores iguales del otro lado, pero que enganchen hacia abajo, lo cual me facilita su manejo cuando estoy en el agua abajo del kayak,
al entrar o salir al mar.

7) Dos cajitas plásticas de tapa a rosca, con carnadas que guardo dentro del tambucho y sólo saco afuera una, cuando estoy encarnando. Llevo la carnada en
trozos pequeños. Preparo 1 kilo de anchoas por vez. A una anchoa (sin cabeza) mediana, cortada en tres trozos. Pongo esos trozos sobre una pila de papel de diario.
Los cubro con sal parrillera (preferible) o gruesa. Los doy vuelta y salo nuevamente. Les pongo otra pila de papel de diario encima. Los dejo así más de dos horas para que se deshidraten. Luego los guardo en el taper con más sal y los mantengo en la heladera. Los que saco para pescar y luego sobran, los vuelvo a guardar enseguida de la misma manera y no se alteran en calidad. Así pueden aguantar meses y se mantienen siempre frescos y bien armados. No ato estas carnadas, por eso el trozo será justo del tamaño
en Gesell
Gesell, por tener mar con fondo de arena (aunque hay restingas de piedra a distancias
no convenientes para el kayak) es un lugar de paso efímero para todas las especies.
Se pone muy difícil de junio a setiembre; de octubre a diciembre mejora aunque
el pique es inestable y comienza a aparecer progresivamente la variada; de enero a mayo el pique es variado, abundante y estable, pero también hay días pobres y malos. La época del año preferida de los pescadores locales son marzo, abril y mayo, en
que suele haber días en que el mar es una delicia, y suelen salir los peces más grandes
y en abundancia. En esta zona, a causa del calentamiento global y los cambios de
clima, se ha prolongado la temporada de verano y otoño, y el invierno se ha acortado. Aquí, el dicho es: “Inviernos eran los de antes”.

La única conclusión sencilla en este asunto, es: “El mejor viento para entrar en
kayak al mar es: el NO VIENTO” en cualquier playa es igual. Pero por nuestra seguridad para entrar al mar, nos conviene saber algo más sobre los vientos en ese
lugar de la costa. Aquí nos referimos específicamente a los vientos en la costa del
faro de Punta Médanos hasta Mar Chiquita.

Del faro de Punta Médanos hasta Mar Chiquita la línea costera corre en dirección
N.E. a S.O. Los vientos perpendiculares a esta costa, son el N.O. que viene de tierra,
y el opuesto, el S.E. que viene del mar. El viento N.O. hace que el mar esté planchado
y casi sin olas y con una pequeña rompiente para cruzar con el kayak, es el viento más cálido y en verano caliente y espeso.
Este viento es el mejor para la pesca de variada desde octubre a junio (en segundo
lugar el N.N.) Si hubo varios días de mar de fondo y olas grandes, el viento N.O. las
irá planchando progresivamente. El N.O. además nos empuja en la entrada y la facilita.
Pero si se pone muy fuerte cuando estamos adentro, también nos empujará mar adentro
y cuando queramos salir será un persistente viento en contra. El opuesto, el S.E. suave, (como el E.) limpia el mar, lo pone azul-verde y de aguas transparentes.
Si persiste suavemente, calma el mar y baja lentamente el tamaño de las olas,
facilitando la entrada al mar con el kayak. Pero enfría el agua, enfría la sensación térmica y si nos agitamos remando por hacer distancia, igual que el S. y el E. nos pueden causar problemas respiratorios. Conviene taparse hasta la nariz para no respirar aire muy frío. Si comienza a levantarse el S.E. tenemos que salir inmediatamente
(este viento, nos ayudará a salir empujándonos de popa hacia la playa).
De venirse una sudestada romperá el mar rápidamente, y corremos gran riesgo. Todos
los vientos del sector Sur a mar abierto si se vuelven inestables o crecientes, son peligrosos. Estos vientos del mar son los mejores para la pesca del pejerrey, anchoa de banco y saraca. En esta zona de la costa, el pejerrey afloja y casi desaparece por su migración hacia el norte, de agosto a noviembre o diciembre, siempre de acuerdo a
las cuestiones climáticas.
Los vientos N. y S. soplan oblicuos a esta costa, y si son leves o suaves calman las
olas, y tampoco causan dificultades para entrar.
Los vientos del O. y E. soplan también oblicuos, si son leves o suaves tampoco hay problemas para entrar, pero si aumenta el viento levanta olas grandes y aumenta la deriva.
Los vientos de N.E. y S.O. son paralelos a la costa, y aún siendo leves molestan al entrar porque nos dan de costado, agitan el mar, enseguida levantan olitas. Cruzar las rompientes con estos dos vientos suaves o leves del N.E. y S.O. es fácil, siempre y cuando las olas en ese momento no sean altas ni vengan encimadas. Las olas por vientos fuertes del N.E. pegan de costado y en la rompiente nos hacen perder el equilibrio al entrar. Adentro el N.E. se puede aguantar un poco, pero si infla las olas, las levanta y
ni bien comienzan a romper adentro, tenemos que salir inmediatamente. Si aumenta el S.O. se pone muy peligroso enseguida, revuelve las aguas, los peces generalmente huyen para adentro, genera peligrosas correntadas y un poderoso oleaje con rompientes, que nos zarandea y pega duro de costado.
En cada playa que voy a pescar, hago un gráfico como éste.
La mayor parte de mi vida, la pasé pescando en las playas que están de Necochea
hasta Marisol, especialmente entre Claromecó y Reta, allí la rosa de los vientos toma una posición completamente distinta (la línea costera va del S.E. a O.) a las playas de Mar del Tuyu al faro Punta Médanos (que la línea costera va del N. a S.) Para ver esto, recurro a la ayuda la vista área de la costa desde Google Earth teniendo siempre la brújula sobre la línea costera en la pantalla como guía (para poner la brújula permanente
en la pantalla hay que hacer clic arriba, en Ver y allí en Mostrar Navegación y otro clic en
Sólo Brújula y ya te queda.) En cada lugar los vientos actúan de distinta manera, en nuestras posibilidades de navegar y pescar. Hay que saber que viento viene perpendicular de tierra porque “te saca mar afuera y se te pone muy difícil volver, además que al ojo inexperto le da una sensación que el mar esta tranquilo ya que plancha la ola y se confía.”
También hay que tener en cuenta el reparo que hace la costa cuando hay el viento. Sucede en Gesell y en Mar del Plata aún más. Cuantas más bahías e irregular sea la costa, ofrece más lugares con reparo de hasta 300 metros. Sobre todo si hay altos acantilados o largas escolleras. El que conoce los vericuetos de su costa puede aprovechar estos lugares tranquilos aún en días de intenso viento. En Gesell no
tenemos esas alternativas, sólo estamos un poco protegidos por la edificación del NO fuerte, porque nuestra costa es lineal y no ofrece zonas de reparo.

PRONOSTICAR EL CLIMA POR EL COLOR DEL CIELO

A veces sin computadora o internet a mano, necesitamos prever el clima, observando la naturaleza. Es entonces cuando viene bien conocer las correlaciones entre el color del
cielo y el pronóstico. Los colores del cielo nos permiten prever de una manera no
exacta el clima, pero sí muy probable. Para esto debemos observarlos durante la salida
o la puesta del sol.
Veamos entonces, los colores del cielo, al atardecer y al amanecer.
A la puesta del sol, cielo rojo, (que puede ser rojo fuego hasta anaranjado)
indica buen tiempo.
A la puesta del sol, amarillo brillante, vientos.
A la puesta del sol, amarillo pálido, lluvias.
A la puesta del sol, encapotado, gris plomo, tormentas, lluvias y vientos.

También la combinación de estos colores puede advertir sobre pronósticos
más complejos, como ser: cielo rojo combinado con amarillo brillante:
buen tiempo pero con vientos, y así se podría seguir con la mezcla de colores.
Si al ponerse el sol, el cielo azul reaparece detrás de una capa densa de nubes,
entonces el mal tiempo tardará en presentarse.

A la salida del sol, azul transparente y brillante, buen tiempo
A la salida del sol, cielo gris brumoso, buen tiempo.
A la salida del sol, cielo rojo, mal tiempo.
A la salida del sol, azul oscuro y opaco, viento.

Lo mismo que al amanecer, podemos advertir,
el clima combinado por los colores combinados. Por ejemplo:
A la salida del sol, amarillo con nubes grises y tonos rojizos
es altamente probable que haya vientos y mal tiempo.
A la salida del sol, el cielo está coloreado entre nubes gris plomo y bajas
llamadas cirro stratus indica mal tiempo, vientos y lluvias.

Viejos dichos marineros confirman esto:
“Rosso di mattina, mal tempo se abichina... roso di cera von tempo sis pera” o
“Rosso di sera buon tempo ci aspeta… rosso di matina, la piova e´vicina”

En Mateo 16:2,3 el Señor Jesús también confirma lo que dice esta sabiduría empírica:
“Al atardecer decís: ‘Va a hacer buen tiempo,
porque el cielo tiene un rojo de fuego: porque el cielo tiene arreboles’,
y al amanecer: ‘Hoy habrá tormenta, porque el cielo tiene un rojo sombrío:
en el cielo hay arreboles oscuros’.
Sabéis distinguir por el aspecto del cielo lo que va a suceder…”
En Lucas 12:54,56 también el Señor Jesús dice:
“Cuando veis… luego decís… y así sucede.”
“Decía también a la multitud:
Cuando veis la nube que sale del poniente,
luego decís: ‘Agua viene’; y así sucede…
Sabéis distinguir el aspecto del cielo:
explorar el clima por el aspecto del cielo…”

Si además de estos colores del cielo, tenemos en cuenta el titilar de las estrellas y
el halo del sol y la luna, que son indicadores del nivel de humedad en la atmósfera;
el viento de que cuadrante está, o de donde hacia dónde cambia; que tipo de formación
de nubes hay en ese momento (los cirrus no fallan); y el nivel de presión atmosférica;
y si también podemos consultar un barómetro, o ver esas figuritas de plástico que
cambian de color y anuncian los cambios de clima con bastante precisión, entonces
podemos hacer un pronóstico para ese lugar con bastante exactitud.

Basilio Agustín Benítez
Villa Gesell 7165
Chalet Edén: Alameda 203 nº 93 (y bosque reserva Gesell)
T.E.: 02255 45-3079
NEXTEL 54*543*1735 Celular 02255 15 48 54 88
EMail: bbenitez@gesell.com.ar
EMail: hermiprop@gesell.com.ar
Capital Federal Charcas 2735 9º A - Código 1425
T.E. : 011 4829-1550
www.hermiprop.com.ar

querespescar_admin
Admin

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 13/04/2011

Ver perfil de usuario http://www.querespescar.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: ª2ª parte - PESCA EN KAYAK EN VILLA GESELL A MAR ABIERTO- CONSEJOS

Mensaje  JORGETORRIELLI el Miér Ene 16, 2013 8:05 pm

si bien cada uno tiene su estilo, hay cosas que son básicas que si o si se devén hacer y otras son personalizadas según el kayak que uno tenga yo para la costa me lleve el triplo, por cuestión de seguridad ya que con el puedo hacer reingreso, no lo probé el honu en el mar pero el triplo se porto como los dioses para ingresar al mar me senté en la parte delantera y pase lo mas bien las olas, al regreso me senté atrás de todo y barrene las olas sin tener mayor dificultad , si bien el mar estaba picado la practica y mas practica marca la diferencia de una entrada y salida exitosa
el equipo lo lleve todo atado con pitas y me fabrique un cajón de apuros que en estos días lo subo en los brico el ancla fue en el cajón, lo que lleve todo perfectamente acomodado para no tener que buscar nada y no tentar a los mareo que siempre esta amenazando en aparecer (por lo menos en mi caso)



avatar
JORGETORRIELLI

Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 30/09/2012
Edad : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.